El artilugio favorito de… David Muñoz

01 abril 2014

Igual que “cada maestrillo tiene su librillo”, cada chef tiene su artilugio preferido, aquel utensilio que le lleva acompañando toda la vida, o el que ha descubierto recientemente, pero que se ha convertido en un aliado esencia en su cocina. Algunos son simples, como un buen cuchillo o sofisticados como una pacojet o un horno de vapor…

Y para inaugurar la sección, quién mejor que el cocinero más deseado del momento: David Muñoz. Su flamante tercera estrella Michelin le ha terminado de catapultar al olimpo de los elegidos. El último número de la revista Apicius, dedicaba algunas páginas al joven chef, entre las que incluía una serie 34 preguntas de los lectores. En una de ellas David hablaba de su gadget de cocina fetiche: “La licuadora. Un utensilio indispensable para conseguir sabores puros, texturas livianas y colores intensos.”

¿Y cómo ha de ser la licuadora perfecta? Pues como todo, depende del uso que le vayamos a dar ya que el rango de precios es amplio. Suelo ser partidaria de invertir en aquellos utensilios que realmente vayamos a utilizar, porque las diferencias se terminan notando. En este caso, creo que hay alguns aspectos fundamentales a tener en cuenta:

  • Potencia de la máquina y revoluciones por minuto, que nos orienta sobre la fuerza del motor y rendimiento
  • Robustez de los materiales, igual que el punto anterior, importante sobre todo si le vamos a dar tralla…
  • Capacidad, para poder hacer hasta 2 litros de zumo sin parar
  • Tamaño de la tobera o cuello de acceso de los alimentos, es más cómodo si es grande, para poder introducir frutas o verduras enteras o, al menos, trozos grandes
  • Facilidad de limpieza, que se desmonte fácilmente, y no tenga recovecos complicados. Un plus, si puede ir al lavavajillas…!
  • Diseño y tamaño, al menos para mí, suele ser un factor importante… Eficiente, recogida y elegante …;-)

A partir de ahí, y combinando estos factores, lo que nuestro espacio y bolsillo nos permita. En esta página he encontrado varios modelos semi-profesionales y profesionales. Personalmente, y para un uso doméstico normal, me parece muy interesante y ajustada en precio la Bomann. En un segmento intermedio, encontraríamos los modelos de Philips o de Bosch. Ésta de Braun parece que se ajusta bastante al mis preferencias de eficiencia, tamaño y diseño.

En una próxima entrada profundizaré en las preparaciones que pueden sacar más partido de este artilugio.

Nota: Por cierto, si sois seguidores de David Muñoz y sus aventuras, os recomiendo esta entrevista con Iñaki Gabilondo.

Bea - Autora del artículo

Soy una apasionada de la cocina y la gastronomía y me fascinan todos los cacharritos de cocina que me permiten disfrutar de mi afición
Beatriz Romanos