Pizarra de cristal magnética

07 mayo 2014

El otro día vi este artilugio en casa de un amigo y me encantó. Es una práctica pizarra magnética de cristal. Aúna en un único elemento dos opciones para colocar tus recordatorios, anotar recetas, listas de la compra, tickets o el orden de un menú. (Este último ejemplo creo que es particularmente útil, sobre todo cuando es una ocasión especial y no quieres que se te olvide nada. ¡No sería la primera vez que me pasa…! :-0)

Permite escribir con rotulador (del tipo de los de pizarras blancas) o pegar tus notas con los imanes que incorpora. Y además es súper decorativo, ya que hay una amplia gama de colores para hacer juego con nuestra cocina.

En el mercado hay varios modelos y precios. ¡Para mi cocina, ya he puesto en la lista de deseos una de color rojo! En Amazon tienen el modelo de la marca Zeller por 19’93€. En Hogar Decora y en Cosas de Regalo se pueden encontrar las pizarras de la firma de diseño Naga (por 37€), así como divertidos imanes y complementos como un anillo para convertir el rotulador en un imán. Con forma del típico bloc de notas es el que se puede adquirir en Vinçon, por 29,15€ (cómo echo de menos esta tienda en Madrid…!). Por último, Deskidea ofrece una selección de la marca Sigel desde 87,52€. La verdad es que presentan diseños muy atractivos, como el modelo que imita una pared de piedra o de ladrillo. En su página pueden verse propuestas muy elegantes que, por supuesto, salen de la cocina o la oficina y aportan una nota muy sofisticada en cualquier espacio. También parecen algo superiores en cuanto a terminación y seguridad.

Ojo! No todos los imanes valen, debido al grosor del cristal. Por ello, tienen que ser muy potentes. Conviene comprar los específicos para este tipo de pizarras, ya que los típicos de nevera no suelen valer.

Nota: Esta empresa española, The Glass Concept, también produce pizarras de cristal magnética en múltiples tamaños y colores. Pero no informan de precios.

Bea - Autora del artículo

Soy una apasionada de la cocina y la gastronomía y me fascinan todos los cacharritos de cocina que me permiten disfrutar de mi afición
Beatriz Romanos